Ruinas jesuitas San Ignacio Mini - Misiones Jesuiticas de Argentina

Misiones Cataratas » Ruinas jesuitas, los jesuitas de Misiones

San Ignacio Mini son las ruinas jesuiticas de misiones, fundada por el padre Jesuita San Roque González de Santa Cruz a comienzos de l siglo XVII.

Las ruinas Jesuitas se encuentran en la localidad de San Ignacio, provincia de Misiones, Argentina, a unos 60 Km. de la ciudad capital Posadas.

Estas ruinas Jesuiticas en Misiones tenían como fin evangelizar a los nativos guaraníes que habitaban esta parte de la región.

En 1631, la mayor parte de las ruinas jesuiticas misiones fueron destruidas por los bandeirantes paulistas o mamelucos, solo las de San Ignacio y Nuestra Señora de Loreto resistieron los ataques. Al año siguiente, decidieron trasladarse a hacia el oeste, la llamada, región Paranaimá.

Si bien los jesuitas contaban con personas entrenadas para defenderse, los hostiles los obligaron a trasladarse nuevamente hacia el este, quedando en 1696 reestablecida definitivamente.

Fue de esta manera, que recibió el nombre de “San Ignacio Mini” –mini significa “la menor” en idioma guaraní- para diferenciarla de la anterior, llamada luego San Ignacio Guazú –guazú significa “la mayor” en idioma guaraní-

Rondando el año 1750, se habían establecido en la mision San Ignacion Mini unos 3.000 jesuitas. Estos realizaban artesanías que intercambiaban con otros asentamientos de la zona gracias a su estratégica ubicación frente al río Paraná.

En 1768, luego de la expulsión de los Jesuitas, fue abandonada completamente, y en 1817, como sucedió con el resto de las reducciones, fueron destruidas por los paraguayos, transformandola en lo que hoy conocemos como ruinas de San ignacio Mini.

Hoy, las Ruinas Jesuítica San Ignacio Mini en Misiones, es las mejor conservadas de la república Argentina. Su arquitectura es común al resto de las construidas por los jesuitas: La Iglesia alrededor de la plaza principal, el cementerio, el cabildo, la casa de los Padres y las viviendas. Para la construcción de estas misiones jesuiticas en misiones se emplearon los materiales locales, el asperón rojo en grandes piezas, lo que permitió la excelente conservación a pesar del paso del tiempo.

Las Ruinas Jesuitas San Ignacio Mini, fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1984.