Los Guaranies en Misiones Argentina

Misiones Cataratas » Los Guaranies

Los indios guaraníes fueron los amos y señores de la selva misionera. Pasaron la Conquista y colonia; luego sobrevino la Independencia. Hoy queda de ellos una toponimia de resonancias inconfundibles y el idioma, que todavía es hablado por amplios sectores de la población.

Los guaranies ocupaban en el siglo XVI la costa atlántica de América del sur –desde Barra de Cananea hasta Río Grande do Sul- y por el interior se extendían hasta los ríos Paraná, Uruguay y Paraguay.

Las tribus que han pervivido no constituyen hoy sino islotes aislados en Paraguay y Brasil. A partir del Siglo XVIII se empezó a distinguir entre los guaraníes cristianizados que vivían en las reducciones jesuíticas (base de la actual población paraguaya) y los que permanecían independientes y aferrados a su modo de vida tradicional, éstos llamados Caiguá (habitantes de la selva).

Unos y otros basaron su subsistencia en la agricultura (practicada en claros de la selva, hasta que el agotamiento de la tierra empujaba a abrir nuevas parcelas), la caza y la recolección de frutos silvestres y de la miel. El único animal domestico que conocían era el pato.

Su unidad social fue la familia extendida, patrilineal; cada comunidad tenía un jefe, pero el poder real lo ejercían los chamanes, mediadores del culto a los espíritus y a quienes se suponían facultades de control de los fenómenos de la naturaleza.

Los Guaranies se agrupaban en poblados constituidos por ocho o diez casas comunales, de grandes dimensiones.

A sus inclinaciones bélicas reunieron el canibalismo ritual con los prisioneros de guerra: se les alimentaba durante un año, incluso se les procuraba una esposa de la propia tribu, pero al cabo de este tiempo eran sacrificados, descuartizados y comidos por toda la comunidad.

La influencia de los misioneros sustituyó la primitiva desnudez por el so del Tipoy, especie de saco que cubría el cuerpo del pecho a la rodilla. Los adornos eran usuales, y los jefes en particular ostentaban placas de oro y grandes tocados de plumas.