Historia de Los Guaranies en Misiones Argentina

Misiones Cataratas » Los Guaranies » Historia

iguazu cabañas

Los primeros contactos de los guaranies con las expediciones españolas supusieron el aniquilamiento de ésta (Solís, Ayolas) o cuando menos su fracaso (Sebastián Caboto). Sólo a partir de la fundación de la ciudad de Asunción (1537) por Juan de Salazar la colonización experimentó sensibles avances. Pero las brutales secuelas del régimen de encomiendas impulsaron sucesivas rebeliones de la población autóctona guarani.

Si las duras represiones consiguientes, las condiciones de trabajo y las enfermedades no cesaron de mermarla numéricamente, en cambio se dio el aumento paralelo de los contingentes mestizos (algunos encomenderos poseían verdaderos serrallos); del continuado proceso de mestizaje resultaría el principal elemento del pueblo paraguayo, que todavía utiliza la lengua de sus antepasados indígenas.

En la zona del Alto Paraná y la cuenca del Uruguay, el régimen que imperó no fue el de las encomiendas, sino el de las misiones jesuíticas,, que implementaron allí procedimientos de trabajo comunitario entre 1609 –establecimiento de la primera reducción- y 1767, en que se expulsó de América a la Compañía de Jesús.

A lo largo de su existencia las misiones sufrieron la permanente amenaza de los cazadores de esclavos portugueses; su presión fue tanta (se estiman en más de 300 mil los indios muertos o esclavizados en pocos años), que obligaron a abandonar las misiones del Norte y a trasladarse (1631) a orillas del Paraná. La controvertida prosperidad de las reducciones concluyó con el relevo de los jesuitas por los colonos, que arrebataron sus tierras a los indios y destruyeron sus talleres artesanales.

La guerra de Independencia y los conflictos entre Argentina y Uruguay consumaron su ruina.

En 1848, l dictador paraguayo Carlos Antonio López las abolió totalmente.